viernes, 9 de septiembre de 2016

Ellos te están mirando!

"El primer impacto, y quizás el más grande, sobre los hábitos de comida y actividad física tus niños lo reciben de ti."

Esto es lo que puedes hacer para asegurarles un futuro saludable:

Sé un ejemplo. A tus niños les encanta imitarte, así que si te alimentas bien y realizas actividades   físicas es más probable que ellos también lo hagan.
Ten una actitud positiva y demuéstrales que los hábitos saludables, tales como probar alimentos nuevos y dar una caminata diaria son entretenidos y te hacen sentir bien.
El niño aprende en la mesa por imitación. Los gestos de aceptación o rechazo de los alimentos por parte de los padres y otras personas influyen en la conducta alimentaria, ya que tienden a copiarlos.

Sácale provecho a la hora de la comida. Cuando se come en familia, traten de demostrar con el ejemplo, traten de desayunar juntos al menos los fines de semana.

Respeta las señales que te dan tus niños. Tu tarea es asegurar que haya una variedad de alimentos nutritivos para las comidas y los refrigerios. Ten en cuenta que cuando dejas que los niños escuchen las señales de su propio cuerpo- en lugar de exigirles que dejen el plato limpio- es más probable que coman porciones de tamaño razonable.

Fomenta una imagen corporal positiva. A los preadolescentes y adolescentes a menudo les preocupa el tamaño o la forma de su cuerpo. Puedes fomentar una imagen corporal positiva, explicándole a tu niño que cada cuerpo es único y que no hay tallas ni formas perfectas.

Comida y buenos modales. El momento de las comidas, además de cubrir las necesidades alimentarias de los niños, es un excelente momento para enseñarles a convivir con otros, a servirse con moderación, a masticar bien los alimentos y algunos buenos modales como no hablar con la boca llena.
Es muy importante no usar la comida como premio o castigo, para mantener la disciplina. 

Apaguemos el televisor a la hora de la comida. La mesa es un momento de comunicación entre kis miembros de la familia. Es importante para los niños ser escuchados y comprendidos en sus balbuceos, en sus primeros diálogos. Esto les hará ganar seguridad y contribuye a que se sientan bien.

Sin preocuparse. Cada niño es especial y único, algunos en diferentes edades presentan inapetencias, no te estreses ni lo estreses. Son etapas que pasarán...

Fuente: Nutrición Infantil ¿Cómo alimentarlos bien? / Compilación e información: Fondo Editorial EDICIONES MIRBET SAC


2 comentarios:

  1. Así es, el ejemplo siempre terminará siendo la base de toda educación, incluso en cuanto a la nutrición y la salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente cierto, ellos son nuestros espejos...

      Eliminar